El Supremo anula swaps bancarios pese a haber informado a los clientes de que eran productos no convenientes

Las empresas y particulares suscriptores de swaps bancarios, han obtenido un importante respaldo del Tribunal Supremo (TS), en orden a recuperar las inversiones en estos productos financieros complejos.

El TS ha dictado una impoadmin-ajax (6)rtante sentencia que anula varios contratos de permutas financieras (swaps bancarios) pese a que los clientes firmaron el conocimiento expreso de que el producto no era conveniente para sus intereses.

El Alto Tribunal eleva con esta doctrina el nivel de exigencia a la banca a la hora de informar correctamente a los clientes de las características y riesgos de productos financieros complejos.

En concreto, para considerar cumplido dicho deber, el TS considera insuficiente acreditar tan sólo que se ha informado al cliente de que el producto no es conveniente (mediante el “test de conveniencia”), sino que se exige ese plus de información que da el “test de idoneidad”, de tal forma que pueda conocer, antes de su contratación, los riegos reales que asume, y no se estime, como ha sucedido en el caso resuelto, que ha habido vicio el consentimiento.

Así pues, el hecho de que los clientes hayan firmado un documento predispuesto, según el cual los aceptan que han sido informados y que el producto no era conveniente, no exime al banco del exacto cumplimiento de sus deberes de información.

En concreto, ese plus informativo exigido por el Supremo, mediante el test de idoneidad, se dirige a informar sobre la situación financiera, ingresos, gastos y patrimonio y los objetivos de inversión, duración prevista, perfil de riesgo, finalidad del cliente, para recomendarle los servicios o instrumentos que más le convengan.

¿Qué consecuencias conlleva la nulidad del swap?

La anulación de los contratos de permutas financieras supone la condena al banco a devolver al cliente las cantidades que este pagó durante toda la vida del producto, como liquidaciones negativas, incrementadas con los correspondientes intereses legales.

 ¿Quiénes pueden reclamar?

Recordamos que el plazo para solicitar la nulidad contratos de permutas financieras es de 4 años desde su finalización, de tal forma que todas aquellas empresas y particulares que suscribieron swaps bancarios con vencimientos a partir de abril de 2014 todavía estarían a tiempo de reclamar.

La sentencia, resultado del recurso de casación interpuesto por abogado de Hispajuris

La resolución corresponde a la Sentencia nº222/2018 del Pleno de la Sala Civil del Tribunal Supremo, Rollo de Casación 1952/2015, de fecha 17 de abril de 2018, siendo Ponente el Excmo. Sr. D. Francisco Marin Castán.

La sentencia estima el Recurso de Casación interpuesto por el Letrado Vicent Bellido Cambrón, acordando anular la sentencia de la Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Castellón, generando jurisprudencia sobre la exigencia de que debe cumplimentarse en los contratos SWAP, el Test MIFID (el llamado test de idoneidad), resultando insuficiente el Test de Conveniencia que venía suscribiendo la entidad bancaria condenada.

La consecuencia de no cumplirse con estos requisitos informativos, es la declaración de haber habido vicio en el consentimiento suficiente como para declarar la nulidad absoluta del contrato

Así, la falta de acreditación del cumplimiento de los deberes de información, fundamentalmente en cuanto a la información de los riesgos inherentes a dichos contratos, tanto en lo que se refiere a la posibilidad de liquidaciones periódicas negativas de elevada cuantía como a un también elevado coste de cancelación, permite presumir en el cliente la falta de conocimiento suficiente sobre el producto contratado y sus riesgos asociados y, consiguientemente, la existencia de un error excusable.